Diezmos

diezmo

A veces tenemos la impresión de ver el diezmo solamente desde el punto de vista de responsabilidad Espiritual y ya que es voluntario puede que algunos lo sientan como un gasto, como una erogación de dinero que se pierde.

No es la única erogación de dinero que tenemos, veamos cuáles otras hay:Los gobiernos tienen que mantener sus operaciones con dinero, sea que lo utilicen sabiamente o lo despilfarren, nosotros como ciudadanos estamos en la obligación de contribuir con el gasto público a través de las retenciones que se hacen a los salarios y los impuestos que pagamos sobre los bienes que compramos. Estas contribuciones obligatorias son una forma de Reconocer la Potestad y Autoridad del País en el cual vivimos. Si viajamos a otro país estamos en la obligacion de reconocer la Autoridad del pais de residencia aunque no hayamos nacido ahí. Estas retenciones o impuestos no se pierden del todo, una parte de ese dinero retorna a nosotros de alguna forma. Por ejemplo en los Estados Unidos se retiene alrededor del 30% del salario, luego de declarar los impuestos parte de ese dinero es devuelto al contribuyente. En Costa Rica la retención es de alrededor del 10%, un 1% va para el FCL que es un ahorro que se puede retirar cada 5 años, parte va al fondo de pensiones y a la Caja Costarricense del Seguro Social, las personas que han hecho uso de la CCSS para una cirugia de emergencia o adquirir un medicamento (como por ejemplo la insulina para los diabéticos) son los primeros que no se quejan de estas retenciones.

De igual forma el Diezmo desde el punto de vista Espiritual es un reconocimiento a Jehová Dios como el único Dios verdadero, una expresión visible que voluntariamente nos sometemos a su voluntad. El diezmo retorna a nosotros de varias maneras como bendiciones. Cuidado de caer en la Teología de la Prosperidad, nosotros no somos nadie para condicionar Al Creador y hacer tratos con Él, fue Dios mismo el que hizo las promesas y si las cumplimos entonces como resultado obtenemos las bendiciones. Incluso hasta la perdida de lo material puede transformarse en bendicion mientras sigamos reconociendo la Potestad de Dios sobre todas las cosas, ahi tenemos el caso de la historia de Job.

Los expertos en finanzas y salud financiera igualmente nos hacen una propuesta similar, sacrificar alrededor de un 20% de nuestro salario en un ahorro o fondo que no podamos tocar, de esta manera podremos crear un colchón financiero en caso de urgencia, como proyecto de vida o como capital de inversión para más adelante.

Propongo un desafío, en Costa Rica ya nos dedujeron un 10% de la CCSS, menos 10% para nuestra iglesia, menos 20% de nuestro ahorro de vida. Tratemos de vivir con el 60% de nuestro ingreso, les aseguro que los primeros meses serán interesantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *